Agenda
Anterior Siguiente
Web Oficial de Fernando Torres - F9T
  • Tamaño del texto pequeño
  • Tamaño del texto mediano
  • Tamaño del texto grande
02 / 02 / 2006

El motivo

Jaime Rodríguez. Periodista de El Mundo

En los últimos años, para acudir al Vicente Calderón hay que tener una fe inquebrantable en los colores rojiblancos, disfrutar de bastante tiempo libre o ser un apasionado del riesgo. A falta de buen fútbol, quizá la gente busque otro tipo de sensaciones más extremas siguiendo a un equipo con querencia al dramatismo. Pero actitudes masoquistas aparte, la mayoría de los aficionados atléticos han dado con el incentivo apropiado para pagar religiosamente el abono temporada a temporada o retratarse en el Pay per view cuando toca partido fuera de casa. Fernando Torres es el motivo. Así lo reconocen muchos hinchas y así lo creemos otros tantos periodistas.

No es fácil escribir de este Atlético post-ascenso que nos toca vivir/sufrir. Las crónicas pueden convertirse en un suplicio o en el calco de la que has tecleado quince días antes. Mismo encuentro, mismo resultado, peor a veces. Sin embargo, un chaval ha sabido brillar en la aridez de la época más gris del club. Nos ha dado un motivo para llenar páginas sobre el Atlético de Madrid.

Torres ha crecido y ha tirado del vestuario desde su poderosa juventud. Guardó el brazalete de Kiko y se puso a correr, con muchos seguidores detrás. Fernando corre y la grada se levanta. Sabe que algo puede suceder. Dos, tres, cuatro pases en horizontal sin ambición... Hasta que el nueve la pide, la busca o incluso la roba con hambre a un compañero, ansioso por ayudar a ese escudo querido, con el que gozó como seguidor desde la grada el lejano año del doblete. No quiere irse sin más, desea ganar en rojiblanco.

De ese espíritu indómito parte la esencia de su fútbol. Puede y debe progresar por exigencias de su fecha de nacimiento, pero lo hecho está ahí. La mentira en el fútbol se desmonta pronto y Torres tiene ante sí la oportunidad diaria de ser mejor, para bendición de su Atlético.

Este chico de barrio, como lo somos tantos (él de Fuenla, yo de Alcorcón), hace ruido. Su forma de ser, sus peinados o la fotogenia para la publicidad le han convertido en un icono que rebosa el terreno de juego. Moneda de dos caras, que sirve a sus detractores más arcaicos para reprocharle los flirteos con el glamour. Pero la pose se compagina con el gol en el Atlético y con la selección. La noche que dio el vital triunfo a España contra Bélgica -medio pase para el próximo Mundial-, muchos tuvimos motivos de orgullo. Como Curro Romero, el mismo Raúl González o celebridades de las artes, Torres divide. Torristas o anti. No hay tibiezas, una intensidad que los mediocres jamás provocarán.

Y en el estruendo, tras la aparatosidad que acompaña a una estrella del deporte, surge una persona gentil, capaz de dar las gracias a un redactor por realizarle una entrevista, a pesar de haberle machacado con una sesión fotográfica de 40 minutos. O valiente ante la avalancha de aficionados que le piden autógrafos a la puerta de la Ciudad Deportiva de Majadahonda. Otros huyen por la puerta de atrás. Él no, porque sabe que están allí por él. Es su motivo.

 

Foto: J. A. Sirvent

  Más artículos de Jaime Rodríguez

  Columnas recientes

  • Adidas
  • Nine Fitness
  • Mahou
  • LG
  • Jack & Jones
  • Bahía Internacional
  • Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  • Web oficial Atlético de Madrid
© 2008 Bahía Internacional
Webmaster: Luis Cuenca
Web diseñada por : HPS, High Performance Solutions
Derechos de uso | Colaboraciones