Agenda
Anterior Siguiente
Web Oficial de Fernando Torres - F9T
  • Tamaño del texto pequeño
  • Tamaño del texto mediano
  • Tamaño del texto grande
30 / 11 / 2006

El Señor de los Anillos

Alfredo Duro. Periodista

Una catarata de números parecen haberse apoderado de la escena en la que se mueve Torres. Números tiranos y fríos, que se mueven al antojo de los que entienden que la matemática está por encima del talento y la voluntad. Dicen que Fernando está acumulando el mayor período de tiempo sin marcar de jugada, que físicamente está bajo, que ha perdido chispa, que le falta confianza, que se sigue dejando el balón atrás, que no sabe definir, que ya está bien de darle bola, que …. Por si eran pocos, los números y sus eventuales amos han sellado una alianza con el seleccionador nacional, que en otra ridícula pirueta en forma de convocatoria ha decidido prescindir de “el niño” como antes hiciera con Guti, Joaquín o Raúl. Al final, seleccionador, amos, números y vulgares defensores de la estadística han llegado al convencimiento que están ejerciendo una cruzada didáctica en la que Torres, lejos de ser una víctima, es poco menos que un elegido: “¡¡¡¡… para que aprenda!!!!”.

 

Pues eso debe ser. Habrá que aprender a cargarse a la espalda, siendo un imberbe, con el centenario escudo de un club al que licenciados ilustres han dejado en segunda división. Habrá que aprender a asumir responsabilidades propias y ajenas al ver que durante largo tiempo te han rodeado de medianías sin ambición. Habrá que aprender a salvar la cara y algo más del que ahora te limpia de manera chabacana, con goles en Bélgica (0-2 en Bruselas) para que él y otros puedan presumir de Mundial. Y habrá que aprender a llegar al Mundial y estar a la altura, aunque sea marcando goles como el del debút ante Ucrania y la definición con Túnez cuando pintaban bastos.

 

Ha sido el propio Fernando el primero en reconocer que su principio de temporada está lejos de responder al nivel que él mismo considera exigible. La carga de trabajo después de un Campeonato del Mundo afecta en distinta medida que en temporadas regulares, y Torres, por mucho que algunos se empeñen, no es ajeno a este tipo de influencias. No hay razón alguna para mantener que los años futbolísticos tienen la misma frecuencia de rendimiento, y menos que en ningún otro sitio en el Atlético de Madrid, donde se ha elegido una nueva pareja de baile para el nueve, Agüero, sin que por el momento sus caminos sean capaces de coincidir en el punto futbolístico adecuado. Pero coincidirán, y entonces seguiremos hablando de números y voluntad.

 

La de Fernando Torres sigue siendo inquebrantable, tanto como la de personajes del celuloide como Frodo, Aragorn, Legolas ó incluso el enano Gimli, infatigables en el cumplimiento de su misión: destruir el anillo único y acabar con el poder de Luis Aragonés y los de siempre (perdón, me refería a Sauron). Porque sigue siendo Torres y no otros el que mejor representa la esperanza y el futuro. El que no esconde su destino y el que encarna todo lo que de epopeya y aventura sigue teniendo el Atlético de Madrid. En esa épica tarea, a mí me corresponde encarnar la sabiduría de Gandalf por lo que deduzco que la victoria ya tiene dueño. Entonces seremos nosotros los que elevando la voz al viento nos hagamos oír: “…¡¡¡ para qué aprendan!!!

 

 

Foto: José Antonio García Sirvent

 

 

  Más artículos de Alfredo Duro

  Columnas recientes

  • Adidas
  • Nine Fitness
  • Mahou
  • LG
  • Jack & Jones
  • Bahía Internacional
  • Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  • Web oficial Atlético de Madrid
© 2008 Bahía Internacional
Webmaster: Luis Cuenca
Web diseñada por : HPS, High Performance Solutions
Derechos de uso | Colaboraciones