Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

OK | Más información

F9T - Web oficial de Fernando Torres F9T - Web oficial de Fernando Torres

F9T - Web oficial de Fernando Torres F9T - Web oficial de Fernando Torres

Hacer Slide a los lados para ver las noticias

Los siete grandes recuerdos de Torres en finales (I): gol a Francia y primer Europeo con la Sub-16

Se aproxima la final de la Champions League en Milán. Para Fernando Torres, tal y como él mismo ha descrito se trata de “el partido de nuestras vidas&rd...

22-05-2016

Se aproxima la final de la Champions League en Milán. Para Fernando Torres, tal y como él mismo ha descrito se trata de “el partido de nuestras vidas”. Y es que, aunque guarda magníficas experiencias en partidos decisivos, disputar el máximo título continental defendiendo la rojiblanca del Atlético de Madrid supone para el madrileño un reto inigualable. Por esto en fernando9torres.com vamos a recordar de aquí a la final de Milán, a lo largo de siete entregas, todos estos grandes partidos que le han hecho acreedor de la etiqueta ‘experto en finales’.

Torres celebra el gol a Francia en SunderlandLa primera gran experiencia llegó el 6 de mayo 2001 en Inglaterra, con la Selección española Sub-16. En el Stadium of Light de Sunderland hizo honor a su nombre y en un día soleado el combinado se coronó campeón por sexta vez al derrotar a Francia ante cerca de 30.000 espectadores. Fernando Torres fue decisivo marcando el único gol de la final desde el punto de penalti, gol que a la vez le sirvió para acabar como máximo goleador del Torneo con siete goles. Por debajo quedó Sinama Pongolle (6), otra gran promesa del fútbol galo que visitó la camiseta del Atlético de Madrid.

Pero el camino hacia el éxito no fue fácil en un año que también trajo una de las más graves lesiones que el ‘9’ ha sufrido a lo largo de su carrera. Eso no le impidió destacar el Europeo y acabar la temporada subiendo al primer equipo del Atlético de Madrid. Así cuenta él mismo su experiencia:

“Ese año no arrancó bien. Me rompí la rodilla en un amistoso anterior al inicio de la Liga juvenil. La fase de recuperación me ausentó de la previa del Europeo porque hasta diciembre no empecé a jugar. Llegó mayo y entré en la lista definitiva para Inglaterra. Me llevé una alegría enorme. Me entusiasmaba ayudar a la selección. Era mi recompensa a un enorme esfuerzo. La organización era parecida a la de la Nike Cup: te explican el sorteo, te muestran las instalaciones, un hotel impresionante en otra ciudad, la ropa de la selección con su publicidad, la televisión y los periódicos todos los días... algo que con 15 ó 16 años no te crees”.

Torres dedica su gol a Andrés Iniesta, lesionado para el Torneo“Eliminamos a Italia y a Croacia para toparnos con Francia en la final. Los franceses eran los favoritos. Sabíamos que si perdíamos nadie se acordaría de nosotros pero si ganábamos sonaríamos muchísimo. Los medios seguían cada día con más atención el campeonato. Y llegó la tarde de domingo, la final y el gol de penalti. No dudé ni un instante porque era el designado para lanzarlo. Había tirado dos en el torneo y anotados los dos. Lo lancé al mismo palo. ¿Para qué cambiar? Tenía tanta seguridad que sabía que no podía fallar. Antes del partido estábamos seguros del éxito. Se reflejó en las portadas de los periódicos del día siguiente. Tras este triunfo subí al primer equipo”.

Fue Torres desde el punto de castigo quien decidió una final muy disputada. El combinado galo llegó al torneo con la vitola de favorito e hizo honor a su condición. Hubo que esperar al minuto 76’ para que una acción puntual rompiera el partido. Fue entonces cuando un centro de Gavilán, desde el flanco izquierdo, resultó interceptado por el francés Colombo con la mano. Torres asumió la responsabilidad del lanzamiento y no desaprovechó la ocasión de endosar a Chaigneau el gol que inclinó la balanza a favor de ‘La Rojita’. La dedicatoria llevó nombre propio, para Andrés Iniesta, mostrando Fernando una camiseta blanca para la ocasión. El manchego se había lesionado y su compañero le dedicó un gol que valió todo un título Europeo. Primer gran éxito para el delantero, que en aquél torneo lució el número 14 en la espalda.


- Consulta aquí la trayectoria de España en el Europeo Sub-16.