Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

OK | Más información

F9T - Web oficial de Fernando Torres F9T - Web oficial de Fernando Torres

F9T - Web oficial de Fernando Torres F9T - Web oficial de Fernando Torres

Hacer Slide a los lados para ver las noticias

El líder se atasca en la roca de Selhurst Park víctima de un autogol (1-0)

Traspié del Chelsea en el derbi vecinal contra el Crystal Palace. Tras un disputado primer tiempo de puro fútbol británico el infortunio se cebó

29-03-2014

Traspié del Chelsea en el derbi vecinal contra el Crystal Palace. Tras un disputado primer tiempo de puro fútbol británico el infortunio se cebó con los ‘blues’ cuando John Terry se coló un autogol en el minuto 51’. A partir de ahí el Palace sembró el área con todos sus efectivos haciendo de la zona un auténtico bosque en el que los de Mourinho no encontraron el camino a puerta. Incluso a la contra los de Tony Pulis pudieron hacer más sangre, con un balón al palo como máximo exponente. El juego al límite fue la seña de identidad de los locales, que se emplearon con dureza al cortar las evoluciones de un Chelsea que, como en Villa Park, no supo remar a contracorriente atascándose en la roca de Selhurst Park. Con este resultado el liderato ‘blue’ queda al descubierto frente a la cacería por parte de Liverpool y Manchester City. -Así va la Premier-

Torres formó en el once titular de José Mourinho y disputó los 90 minutos, convirtiéndose en el máximo exponente de ataque de los ‘blues’ especialmente en el primer tiempo. Explosivo y con gran movilidad se convirtió en un quebradero de cabeza para la zaga que sólo logró detenerlo a base de faltas al límite del reglamento. Tanto en el área como sus inmediaciones el ‘9’ era blanco del juego duro local, hasta el extremo de sufrir un derribo en el área susceptible de pena máxima cuando el marcador aún mostraba el 0-0 inicial. En el segundo tiempo, sobre todo tras el gol local, la masificación de efectivos en la zona ahogó los espacios y con ellos las posibilidades de dar la vuelta a un marcador que se perpetuó hasta el pitido final.


- Fútbol inglés en mayúsculas

José Mourinho confió su once titular en Shelrust Road a Cech; Ivanovic, Cahill, Terry, Azpilicueta; Lampard, David Luiz, Matic; Schurrle, Hazard y Torres. La novedad radicó en la línea de tres en la medular. De salida el Chelsea mostró vocación ofensiva con balones largos que superaran la poblada zona rival, en la que los rivales demostraron que la presión iba a ser una de sus señas de identidad. El conjunto local también miró al área contraria en cuanto tuvo el balón en su poder, con centros desde la banda derecha buscando rematador o segunda jugada al rechace. La primera gran ocasión llegó en el minuto 11, cuando Torres conectó una media tijera con la diestra en el área chica tras saque de banda. Su disparo se estrelló contra un defensor que blocó oportuno.

En el 17’ los ‘blues’ volvieron a la carga con una llegada de Azpilicueta. El navarro dobló a Hazard por el carril y ganó la línea de fondo, enviando un balón al segundo palo donde Schürrle metió la pierna derecha. El disparo se marchó my cerca del poste derecho. La insistencia de Torres le llevó a pelear un balón largo en el área donde buscaba controlar para ejecutar el remate. No lo logró al ser derribado entre dos zagueros. El conjunto local tiró de juego duro para frenar los impulsos de calidad del Chelsea, cortando expeditivo las incursiones rivales. Torres era uno de los grandes damnificados de esta agresividad que le costó dos amarillas a los locales (Bolasie y Puncheon).

En el 25’ Bolasie trató de finalizar una acción con control y remate cuando el tiro de volea era sin duda la única opción posible para buscar el gol. En el campo contrario una vez más fue Torres quien tocó a combate cuando con una acción personal alcanzó el área por el flanco derecho y buscó el pase de la muerte sin encontrar remate. Las idas y venidas del partido podía dejar damnificados y eso precisamente fue lo que evitó Cahill al cortar de cuajo una llegada al área de Bolasie. A balón parado también se prodigó el equipo local, con Cech muy seguro bajo palos ante el tiro de Jedinak. En el 39’ Torres buscó también de cabeza el arco rival, rematando elevado una acción a balón parado.

- Disparo al pie propio

Tras el paso por vestuarios el Chelsea regresó con un cambio en sus filas: Oscvar entró por David Luiz, que había sufrido un golpe en el primer tiempo, devolviendo el dibujo 4-2-3-1 habitual del equipo. Ya en juego en el 48’ Schürrle optó al gol con un cerrado disparo desde la banda izquierda que se envenenó buscando el poste. El efecto no sorprendió a Speroni que tapó bien su palo. Torres continuó percutiendo la meta con un nuevo disparo, también sin éxito. Poco después llegó el gol local. Una llegada por banda izquierda de Wards acabó en centro a Ledley, que se adelantó a John Terry buscando el remate, aunque fue el central quien involuntariamente cabeceó a propia puerta. La reacción llegó por medio de un disparo con la derecha de Hazard que Speroni despejó apenas sin visión. Se había abierto la veda de caza para las águilas, que veían cómo un Chelsea empujado por las urgencias se venía encima como una avalancha.

Las contras podían hacer más sangre a los visitantes y eso fue lo que demostró Puncheon con una contra de libro: pérdida de balón en la medular y contragolpe vertiginoso que el atacante finalizó con la zurda de tiro cruzado, marchándose el cuero acariciando el poste. La respuesta vino a balón parado cuando Terry cabeceó el esférico muy cerca del travesaño. Corría el cronómetro y con él se comprimían las opciones de puntuar para los ‘blues’. Salah había entrado por Lampard en un segundo cambio que buscaba más pegada, aunque de momento la acumulación de efectivos en la zona convertía en misión imposible encontrar huecos. Oscar lo logró por la derecha y sacó un derechazo notable que detuvo Speroni.

La entrada de Ba por Schürrle fue la última vuelta de tuerca posible para Mourinho, que buscaba una reacción en los últimos 20 minutos. La gran ocasión llegó en el 72’ cuando Hazard cogió un disparo fallido de Oscar se filtró entre la defensa situándose en uno contra uno. Su disparo con la derecha se topó con la parada de Speroni, cuyo rechace sorprendió a Torres en primera línea y apenas pudo intentar un remate acrobático imposible. Los espacios proliferaban atrás en el Chelsea y Jerome pudo ampliar con un disparo a la cepa del poste. Puncheon se topó con Cech en otra llegada por el carril contrario. Roto el partido el Chelsea trataba de romper el muro dejando espacios atrás y los ‘águilas’ se acercaban con mucho peligro en las contras. En el 87’ Torres trató de colar un balón bombeado cuando Speroni había desguarnecido su puerta, marchándose el intento al toldo de la red ante la desesperación de los visitantes que no lograron encontrar el camino en un bosque de jugadores.


- Ficha del partido:

Chelsea: Cech, Ivanovic, Cahill, Terry, Azpilicueta, Lampard (Salah 56’), David Luiz (Oscar 46’), Matic, Schürrle (Ba 69’), Torres, Hazard.

Crystal Palace: Speroni; Mariappa, Dann, Delaney, Ward; Puncheon (Parr 90+1’), Dikgacoi, Ledley, Jedinak, Bolasie (O’Kefee 69’); Jerome (Murray 87’).

Tarjetas amarillas: Bolasie 13’, Puncheon 19’, Terry 32’,

Goles:

1-0 (51’) Terry cabecea en propia puerta un centro de Ward desde la izquierda.