Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

OK | Más información

F9T - Web oficial de Fernando Torres F9T - Web oficial de Fernando Torres

F9T - Web oficial de Fernando Torres F9T - Web oficial de Fernando Torres

Hacer Slide a los lados para ver las noticias

‘Reds’ y ‘toffees’ saldan con un insuficiente empate el vibrante derbi de las urgencias (2-2)

No defraudó el gran derbi de Merseyside en cuanto a tensión y emoción, aunque sí en resultado con unas tablas que no benefician a nadie. La igua

16-01-2011

No defraudó el gran derbi de Merseyside en cuanto a tensión y emoción, aunque sí en resultado con unas tablas que no benefician a nadie. La igualdad entre Liverpool y Everton en la clasificación se trasladó al césped de Anfield, repartiéndose los tiempos del partido. El primero fue de marcado tono ‘red’, con el gol inicial de Meireles que puso la guinda a un Liverpool que maniató al Everton con fútbol y un Torres sensacional en su partido número 100 de Premier League. Después el descanso hizo de brocha para pintar el partido de azul visitante, incontestable protagonista de la segunda mitad con un arranque espectacular: dos goles en cinco minutos locos remontaron el partido. Kuyt igualó desde el punto de penalti para establecer el 2-2 definitivo, aunque los 'reds' empujaron hasta el final por una revitalizante victoria que nunca llegó. - Así va la Premier League -

Fernando Torres fue un ciclón en su centenario, desde el primer minuto al último. Se vació con un espectacular derroche físico, arrasando con sus desmarques y movimientos eléctricos. Sólo faltó el gol para cerrar una tarde redonda, aunque estuvo muy cerca de inaugurar el marcador al estrellar un balón en el palo tras una jugada espectacular en el primer tiempo. Muy enchufado al partido, se convirtió en una auténtica pesadilla para los zagueros del Everton que sufrieron de lo lindo para controlar sus andanadas por el centro y desde las bandas.


- El Liverpool se merienda a los ‘toffees’

Dalglish introdujo dos cambios respecto al equipo de Blackpool: Spearing por Poulsen en la media y Maxi por Jovanovic en la izquierda. Por lo demás, de nuevo el esquema 4-3-3 con Torres como gran referente arriba. Una alineación competitiva para conquistar a un Anfield deseoso de celebrar la primera victoria de la ‘era Dalglish’.

La contienda arrancó como era de esperar, con ambas escuadras entregadas al ataque total. Presión salvaje a la salida del balón y juego vertical, poca elaboración en definitiva para los primeros pasos del derbi. Torres era el primer destinatario de envíos largos al espacio, buscando su desmarque explosivo de ruptura que hace saltar en pedazos las defensas. A cada paso del cronómetro el Liverpool comía terreno a los ‘toffees’, cercando el área de Howard. Cumplido un cuarto de hora llegó la primera gran ocasión de la mano de Torres. Peleó el ‘9’ hasta el final por un balón, se la llevó con coraje y, tras un recorte en el área, empalmó un zurdazo cruzado que se estrelló en el poste izquierdo. Kuyt al rechace tampoco acertó rematando alto.

El Everton tampoco renunció a sus opciones, con todos sus balones buscando la rizada cabeza de Fellaini, aunque la ocasión más clara fue un centro a Beckford que no consiguió rematar por milímetros ante Reina. Pero el gol lo merecía el Liverpool y Meireles rompió la baraja. El portugués marcó su primer tanto para los ‘reds’ tras el acoso brutal de Kuyt a Howard. El holandés disparó dos veces a puerta sin encontrar más que el rechace, pero a la tercera Meireles sí acertó con su obús en las redes. Controló el rechace y empalmó con la diestra pegado al palo derecho. Estalló la grada de júbilo y la cosa pudo ir a más.

Ya con el 1-0 Meireles se pidió repetir menú con un segundo remate. Misma posición, mismo trallazo seco pero esta vez Howard evitó el segundo. Torres se sumó al recital local con una acción desde la derecha, bailando a Heitinga en el área para sacar un centro envenenado sobre la línea de gol que no encontró rematador. Al cierre del primer tiempo los de Dalglish se marcharon a la caseta como incontestables dominadores del encuentro aunque el Everton ya avisó de que a la contra podía aguar la fiesta de Anfield.


- Kuyt neutraliza la revolución del Everton

El paso por vestuarios se dejó a Agger fuera del equipo, ocupando su posición el griego Kyrgiakos. Arrancó el segundo tiempo con malas, muy malas noticias para el Liverpool. La primera acción acabó en córner a favor del Everton y sacó oro de esta acción a balón parado. El centro pasado sobrevoló el área para encontrar la cabeza de Distin, que entró al segundo palo ganando la partida a Skrtel para batir a Pepe Reina. No acabó ahí la andanada del Everton. Un balón dividido en banda izquierda acabó con Kelly por los suelos, centro al área y remate de Beckford al fondo de la red. No acertó la defensa a interceptar el pase de la muerte y llegó la vuelta a la tortilla consumando cinco minutos fatales.

No bajó los brazos el Liverpool, aunque sufrió ante un Everton totalmente transformado respecto al del primer tiempo. Las combinaciones certeras y vertiginosas de la media ‘toffee’ castigaban con dureza las líneas defensivas locales. Fellaini, omnipresente en todo el frente de ataque era una amenaza constante en la zona, aunque los de Dalglish no se achicaron frente a la presión y la adversidad. El ‘9’ se las veía crudas arriba con la zaga en una batalla sin tregua y la presencia de los ‘reds’ fue creciendo hasta dar como fruto el empate. Una acción en el área acabó con Maxi por los suelos, derribado por Howard en un balón dividido. El colegiado señaló pena máxima y Kuyt consiguió el 2-2 engañando por completo al meta.

Torres quería marcar, conseguir el gol de la victoria y a poco estuvo de lograrlo en el 76’. Ingresó en carrera en el área junto a un balón vertical de Kelly y optó por rematar bombeado, confiando su remate a una venenosa vaselina que se marchó alta. Y es que el empate era un mal resultado para todos. Moyes metió a Rodwell y el ruso Bilyaletdinov por Osman y Anichebe, mientras que Dalglish sustituyó a Meireles por Jonjo Shelvey. El Liverpool siguió apostando más que el Everton por la victoria aunque el sorteo no concedió el gran premio a los locales. La lotería de ataque total pudo acarrear la derrota para cualquiera de las dos escuadras, si bien el marcador no sufrió variaciones para dejar en tablas un partido vibrante pero que, por su resultado, no dejó satisfecho a ninguno de estos dos enemigos íntimos.


- Ficha del partido:

Liverpool F.C: Reina; Kelly (Agger 46’), Skrtel, Agger, Johson; Maxi, Spearing, Lucas, Meireles (Shelvey 81’); Kuyt, Torres.

Everton: Howard; Neville, Distin, Heitinga, Baines; Coleman, Osman (Rodwell 78’), Arteta, Fellaini; Beckford (Vaughan 74’), Anichebe (Bilyaletdinov 81’).

Tarjetas amarillas: Torres 62’, Kuyt 89’.

Goles:

1-0 (29’) Meireles aprovecha un rechace para chutar con la diestra un tiro pegado al palo.
1-1 (46’) Distin remata de cabeza en el segundo palo un pasado lanzamiento de córner.
1-2 (51’) Beckford recibe en el corazón del área y dispara con la diestra al fondo de la red.
2-2 (68’) Kuyt dispara a la izquierda para transformar un penalti cometido sobre Maxi.